Homeopatía

Homeopatía

Qué es la Homeopatía y Para qué se utiliza:

La homeopatía es un tipo de medicina alternativa que utiliza concentraciones muy pequeñas de
sustancias orgánicas similares a las que crean los síntomas de una enfermedad. Es decir, al contrario
que la medicina alopática, que lo que hace es utilizar medicamentos que eliminan los síntomas, la
homeopatía utiliza sustancias similares a las que crean los síntomas para estimular las defensas del
organismo y que sea él mismo quien lleve a cabo la curación.

La homeopatía nació hace 200 años con el Dr. Samuel Hanemann que, sirviéndose de la Ley de la
Similitud, observó que al administrar dosis muy bajas de una sustancia “similar” a la enfermedad,
conseguía curar a las personas enfermas de una manera mucho más respetuosa con el organismo y
menos agresiva.

¿Qué enfermedades trata la homeopatía?

Según la Sociedad Española de Medicina Homeopática, las enfermedades en las que el tratamiento
homeopático es más efectivo son:

Otorrinolaringológicas y bronquiales
Digestivas
Circulatorias
Osteo-articulares
Traumatismos
Urológicas y ginecológicas
Dermatológicas
Neurológicas
Oftalmológicas
Psiquiátricas
Pediátricas
Endocrinológicas
Sistema inmunológico
Tratamientos paliativos

La homeopatía trata todo tipo de enfermedades crónicas, agudas, infecciosas, emocionales,
psicológicas, etc.

Este tratamiento defiende una visión holística o global de la salud, teniendo en cuenta las circunstancias
específicas de cada individuo, su integración en la naturaleza y el equilibrio particular interno de cada
organismo.

Está considerada como una práctica médica benigna, no agresiva, moderada y respetuosa con el
individuo y su cuerpo.
Las sustancias o principios activos que utiliza la homeopatía para curar se obtienen con la dilución en
agua o alcohol de lo que se conoce como “tintura madre” y tiene una procedencia animal, vegetal o
mineral.

Cuanto más diluido se encuentra el ingrediente activo, más potente es.
La homeopatía está indicada en todo tipo de individuos, independientemente de su edad, sexo, o
circunstancias específicas.

Está avalada por numerosos testimonios y aplicaciones empíricas, pero no por el método
científico.